-->

domingo, 17 de octubre de 2010

El Vinilo de los Recuerdos [Capítulo Tres]



Tiffany se mira al espejo, su pelo rubio, liso, parecido a la avena destacaba de su bella cara. Hay que admitir que era una chica hermosa, aunque su interior no reflejaba lo mismo. Sus ojos marrones se hundían en su ser, no irradiaba hermosura ya que pensaba en el plan que tenía que llevar a cabo para hundir a la pareja que se había formado últimamente.
Adoraba a louis, le encantaba ver cómo la besaba y cómo era con ella por las noches. Nunca dormían. Siempre se miraban y se besaban pero no como lo hace con Fawn y eso la enfurecía hasta un punto extremo. 
Pero, ¿Por qué ha vuelto con ella? ¿Qué tiene Fawn que no tenga ella? Ella ha sido portada de Revistas de Moda ya que es modelo, es guapísima y no tiene nada que envidiarle a Fawn.
Mark entra sin tocar a la puerta en el baño de Tiffany, Tiffany se mostraba semi desnuda, sólo con su sujetador y con un culotte, finos encajes con bordes rojos y decorados negros, Mark se ruborizó al verla, vale, era su mejor amiga pero ¡Caray! era guapísima, cualquier chico se rendiría a sus pies.


Tiffany: Deja de mirarme como si estuvieras enamorado de mi Mark. 
Mark: Eh Tiffany no olvides con quién estás hablando.
Tiffany: Ni tú a quién estás mirando.
[Mark está cabizbajo intentando como decirle a su supuesta mejor amiga la noticia que le ha dado la congregación]
Mark: Tiffany, la congregación dice que no quiere saber nada de ti, no quiere mas planes malvados y que los dejes en paz.
Tiffany: ¿Qué? Pero...
Mark: Pero eso no significa que no hagamos nada [le guiña el ojo]
Tiffany: Ay Mark que haría yo sin ti. [Se acerca a él y le besa en la esquina de el labio, nota como Mark tiene un escalofrío, ella empieza a sentir miedo de lo que pueda conllevar estas emociones]
Tiffany: Cariño, ¿Serás mi pareja esta noche en la fiesta de las máscaras verdad?
Mark: Jajaja, es un plan perfecto novia-por-una-noche. [Le guiña el ojo]


Más tarde en la Fiesta de las Máscaras...
Fawn y Louis se presentan como si fueran dos, las manos entrelazadas y sus miradas embobadas. Fawn se presentó con un vestido turquesa que contrastaba con los ojos azules, palabra de honor, con decorados blancos y tacones blancos. Louis se presentó con un esmoquin normal y corriente y con su pelo negro resaltaba aún más con la pareja con la que iba.
Tiffany y Mark los veían a lo lejos, con las manos entrelazadas pero la mirada no tan convincente, Tiffany llevaba ese vestido dorado de Dior con tacones beige y Mark con un esmoquin parecido al de Louis. Bajaron la escalera e intentaron disimular que eran pareja, que se querían, aunque Mark se lo estaba creyendo.
Pasaron al lado de Louis y Fawn y hablaron.
Tiffany: ¡Pero Bueno mira quiénes están aquí amor mío, Louis y Fawn!
Louis: [Con cierta desconfianza] Buenas Noches Tiffany, espero que te lo pases bien.
Fawn: [Con su inocencia que la caracterizaba tanto] ¡Buenas noches Tiffany! Espero que tu y Mark se lo pasen genial. [Sonriendo]
Mark: Muchas Gracias Fawn, aunque me da igual en qué sitio esté, con que esté Tiffany...Yo estoy donde ella esté, mi corazón la pertenece. [Mark Besa a Tiffany]
Tiffany: [Con cierta sorpresa] Si, Cariño, me disculpas que tengo que hablar un momento con Louis.


Mark asiente la cabeza, Tiffany coge a Louis y habla con él, suben a un sitio silencioso, a un piso más arriba donde no se podía oír absolutamente nada.
Louis: ¿Para qué me querías Tiffany?
Tiffany: [Mientras se acerca con dobles intenciones a Louis] Sólo quería decirte que me perdonaras.
Louis: Date por perdonada. Adiós.
Tiffany: [Lo detiene de irse, le pone las manos en su cuello, y en sus brazos, le besa intensamente aunque el se resiste] Te deseo Louis, Te quiero.
Louis: ¡Tu no sabes ni siquiera qué es eso!
Tiffany: Lo he podido descubrir a tu lado.
Louis:  Tú no sabes ni qué has descubierto, ni qué sabes, ni qué sientes. Tiffany eres una niña malcriada, rica y caprichosa, sabes que NUNCA me tendrás, estoy con Fawn, puede que en el pasado me tuvieras pero ya eso se quedo atrás. No lo niego, eres guapísima y espero que te vaya bien sólo con tu físico ya que tu interior deja mucho que desear. Tiffany olvídame de verdad, Adiós. Déjame vivir mi vida.


Mientras Louis baja las escaleras precipitadamente, Tiffany se apoya en la pared en la que estaban los dos hablando, y por primera vez derrama una lágrima, ella se sorprende se lo seca y piensa en lo tonta que es, puede tener a todos los chicos que quiere y si Louis no la ama pues él se lo pierde.


Louis: Fawn, quiero ir contigo a otro sitio, me siento incómodo aquí.
Fawn: Vale cariño. [Le coge la mano y se van por la entrada]


Mark ve a Tiffany bajar las escaleras, se ve que ha derramado alguna lágrima ya que esa expresión en su cara no es normal. Esta triste por una vez en su vida.


Mark: Ey Ey, ¿Qué pasó Tiffany?
Tiffany: Mark vamos a olvidarlos anda.
Mark: ¿Sabes qué? Me da igual Fawn.
Tiffany: ¿Y eso?
Mark: Creo que Fawn no es la dueña de mi corazón y he estado desde que puedo recordar creyéndome esta mentira.
Tiffany: ¿Y entonces quién es tonto? ¿Crees que por una noche vas a olvidar una persona por la que has estado enamorado toda tu vida? Yo tengo que hacerlo porque Louis pasa completamente de mí pero tu todavía puedes tener esperanzas, así que dime, ¿Quién ha hecho borrar de tu corazón a Fawn y lo ha eclipsado otra vez?
Mark: Aunque sólo la haya visto desde otro punto de vista que no la había visto antes hoy, la que he visto que puede sentir ¡Al fin! y la que es la más hermosa de las que hay aquí incluso muchísimo más que Fawn, pues amor mío creo que esa eres .


Tiffany mira incrédula a Mark sin poder articular palabra.
¿De verdad Mark era su amor?
¿De verdad Mark se había enamorado de ella?
Esta noche ha dado un giro de 180º para todas las personas que allí estaban, la fiesta de las máscaras salió en el times como la fiesta con más nivel de todo Nueva York. La gente salía precipitadamente por el portón de el local, taconazos y gritos se oían sin cesar, taxis neoyorquinos salían en busca de chicas que estaban con excesos de alcohol o gente normal que quisiese ir a sus casas.


Fawn y Louis estaban en su rincón de Central Park otra vez, abrazados como aquella vez, hablando sobre lo que había ocurrido con Tiffany, Fawn no se sentía mal ya que su amor no le había respondido a Tiffany de la manera que ella se esperaba. Se besan pasionalmente en la hierba en la que estaban tendidos.


Louis: [Mientras la abraza] ¿Ves esa estrella?
Fawn: [Se ríe] ¿Cual? ¡Hay muchas Louis!
Louis: Esa que brilla y eclipsa a las demás con su luz.
Fawn: Si, es preciosa, ¿Y a qué vino eso ahora?
Louis: Porque tu eres esa estrella, eclipsas con tu luz a las demás. Y me has eclipsado a mi con todo lo que eres. Eres mi estrella Fawn.


Fawn derramó una lágrima, incrédula y sin palabras, era precioso lo que le acababa de decir Louis, él sabía que para ella era su sol, y ella sabía lo que significaba para él pero es que era precioso lo que le acababa de decir. Le amaba de eso estaba completamente segura, quería que toda su vida estuviera atada a él, no quería que ninguna influencia externa los apartara.
Louis amaba a Fawn con toda su alma, y no quería que nadie les hiciera volverse a separar otra vez, era la razón por la que su vida tenía sentido, sin ella todo parecía una broma de mal gusto gastada por el destino.


Allí yacían, ellos dos sumergidos en el amor que brotaba de sus corazones, mientras veían a chicas que tenían a millones de chicos por una noche en el parque, chicas borrachas que no sabían por donde iban, chicos que se drogaban o hacían botellones en el parque...Pero a ellos eso no les importaba, ellos se tenían el uno al otro, y eso...era lo único que importaba bajo esta noche estrellada. Ya que Louis tenía su propia estrella, y Fawn tenía el sol que daba la luz a esa estrella.


Continuará







No hay comentarios: